Un Niño (Helen Buckley)

jueves, mayo 17, 2007

“Una vez el pequeño niño fue a la escuela. Era muy pequeñito y la escuela muy grande. Pero cuando el pequeño niño descubrió que podía ir a su clase con sólo entrar por la puerta del frente, se sintió feliz.

Una mañana, estando el pequeño niño en la escuela, su maestra dijo:
-Hoy vamos a hacer un dibujo.
-Qué bueno- pensó el niño, a él le gustaba mucho dibujar, él podía hacer muchas cosas: leones y tigres, gallinas y vacas, trenes y botes. Sacó su caja de colores y comenzó a dibujar.

Pero la maestra dijo: - Esperen, no es hora de empezar, y ella esperó a que todos estuvieran preparados.
-Ahora, dijo la maestra, vamos a dibujar flores.
-¡Qué bueno! - pensó el niño, - me gusta mucho dibujar flores, y empezó a dibujar preciosas flores con sus colores.

Pero la maestra dijo: - Esperen, yo les enseñaré cómo, y dibujó una flor roja con un tallo verde.
El pequeño miró la flor de la maestra y después miró la suya, a él le gustaba más su flor que la de la maestra, pero no dijo nada y comenzó a dibujar una flor roja con un tallo verde igual a la de su maestra.

Otro día cuando el pequeño niño entraba a su clase, la maestra dijo:
-Hoy vamos a hacer algo con barro.
-¡Qué bueno! pensó el niño, me gusta mucho el barro. Él podía hacer muchas cosas con el barro: serpientes y elefantes, ratones y muñecos, camiones y carros y comenzó a estirar su bola de barro.

Pero la maestra dijo: - Esperen, no es hora de comenzar y luego esperó a que todos estuvieran preparados.
-Ahora, dijo la maestra, vamos a dibujar un plato.
-¡Qué bueno! pensó el niño. A mí me gusta mucho hacer platos y comenzó a construir platos de distintas formas y tamaños.

Pero la maestra dijo: -Esperen, yo les enseñaré cómo y ella les enseñó a todos cómo hacer un profundo plato. -Aquí tienen, dijo la maestra, ahora pueden comenzar.
El pequeño niño miró el plato de la maestra y después miró el suyo. A él le gustaba más su plato, pero no dijo nada y comenzó a hacer uno igual al de su maestra.

Y muy pronto el pequeño niño aprendió a esperar y mirar, a hacer cosas iguales a las de su maestra y dejó de hacer cosas que surgían de sus propias ideas.

Ocurrió que un día, su familia, se mudó a otra casa y el pequeño comenzó a ir a otra escuela.
En su primer día de clase, la maestra dijo:
-Hoy vamos a hacer un dibujo.
-Qué bueno pensó el pequeño niño y esperó que la maestra le dijera qué hacer.

Pero la maestra no dijo nada, sólo caminaba dentro del salón.
Cuando llegó hasta el pequeño niño ella dijo:
-¿No quieres empezar tu dibujo?
-Sí, dijo el pequeño ¿qué vamos a hacer?
-No sé hasta que tú no lo hagas, dijo la maestra.
-¿Y cómo lo hago? – preguntó.
-Como tú quieras contestó.
-¿Y de cualquier color?
-De cualquier color dijo la maestra. Si todos hacemos el mismo dibujo y usamos los mismos colores, ¿cómo voy a saber cuál es cuál y quién lo hizo?
-Yo no sé, dijo el pequeño niño, y comenzó a dibujar una flor roja con el tallo verde.”

Helen Buckley

7 comentarios:

EMELINDA TUAZON dijo...

Uno de la función principal de un profesor es motivar a los estudiantes. El profesor debe dar tiempo suficiente para que puedan descubrir, observar las cosas a su alrededor y hacer una determinada actividad por sí mismos. A través de estos, que están desarrollando su propia creatividad.

El profesor en la historia tiene más control al niño dándole instrucciones detalladas sobre qué hacer. El resultado es el niño tenía la sensación de que su trabajo es un error. El niño no era capaz de tener la oportunidad de usar su IMAGINACIÓN y hacer frente a su curiosidad.

En este caso, el profesor no debe practicar el control excesivo sobre sus estudiantes. Es suficiente para darles instrucciones y trabajar en ellos. Un buen profesor debe motivar a los estudiantes a usar su imaginación en cada situación.

Los estudiantes no quieren que se les está vigilando. Ellos no quieren ser controlados. Estas son las actitudes que deben ser evitados. Un buen profesor debe dejar que los estudiantes siguen en su curiosidad los llevará

mmr dijo...

Muchas veces el sistema educativo basa el aprendizaaje en la imitación y memorización de hábitos y conductas. Probablemente sería más fructifero considerar a los niños como lienzos en blanco con miles de posibilidades, cada niño tiene unas habilidades diferentes que hay que fomentar, obviamente deben tener unos conocimientos comunes sobre determinadas materias pero hay que permitirles desarrollar un criterio propio.

backusin dijo...

Realmente hoy vemos muchos adultos que necesitan que alguien les diga lo que deben opinar, lo que deben hacer, cómo deben hacer....son el resultado de una educación alienante tanto en casa como en el colegio. Oímos a menudo frases como: "fulano no tiene personalidad". Todos, absolutamente todos tenemos nuestra personalidad, pero en muchos se quedó escondida en algún cajón de la infancia y ahora no saben abrirlo....

carmen dijo...

Desde que nacemos, nos educan bajo unas pautas de pensamiento a seguir, lo que está bien, y lo qué está mal, muchas veces es una forma de protección para ir hacia el "buen camino"...esta conducta también se lleva al aula, anulando la capacidad de razonamiento individual de cada alumno.En mi opinión un profesor debe cumplir el papel de animador, fomentando las habilidades de cada uno, sacando lo máximo del alumno. Los contenidos a enseñar debe de tener sentido para el alumno, respondiendo a las preguntas, de qué manera estoy enseñando, y si está llegando este contenido.

Jenibeth Rivas dijo...

Es importante reconocer que el niño adquiriere los conocimientos mediante la absorción con su vida. El niño aprende a hablar el lenguaje de su raza, como una especie de química mental que opera dentro de él siendo una forma etapa donde su mente es muy privilegiada.
Este cuento me lleva a la reflexión sobre cuál es la idea fundamental de la educación y es que cada niño lleva dentro de si las potencialidades del hombre que un día será. Es allí donde el docente tiene que desarrollar al máximo las capacidades físicas, emocionales, intelectuales y espirituales de los niños y las niñas, a través de una libertad basada en la auto-disciplina y el orden.
Esta libertad está enfocada a dejar que el niño y la niña aprendan a través de sus propias experiencias, así como en algunas áreas dejar que desarrollo sus propias capacidades y destrezas y no tratar que sean a imagen y semejanza del docente.

Recordemos somos iguales, pero diferentes. Y a razón de ello se han estudiado las Inteligencias Múltiples, cuya fin es demostrar que todos no aprendemos de la misma manera y que tal vez lo que yo vea no es lo mismo que otro ves.
Muchas veces actividades que pueden ser de libertad para desarrollar destrezas, habilidades e imaginación se convierten y actividades

Anónimo dijo...

es un lindo cuento! lo vamos a leer en nuestra clase de psicologia institucional para dar cierre a nuestro trabajo de campo. saludos a mis compañeritas shei, emi, mica, stefy y jessi que me estan leyendo!:)

S.D.S. dijo...

Tod@s somos creativos lo único que debemos hacer es seguir siendo niñ@s.